En el marco del retorno gradual a la presencialidad, en la Universidad Católica de Córdoba (Argentina) se comenzó a partir del segundo semestre del 2021 (mes de agosto) con el dictado de clases en aulas con modalidad hibrida. Este recurso posibilitó el regreso a las instalaciones de la universidad tan ansiado por docentes y estudiantes.

En este contexto, desde la Secretaria de Pedagogía Universitaria, dependiente del Vicerrectorado Académico, y de manera conjunta con profesionales del Servicio de orientación y aprendizaje, planificamos un dispositivo para acompañar a los y las docentes en la nueva experiencia pedagógica que implican las prácticas de enseñanza en una modalidad diferente. 

Diseñamos una estrategia que denominamos “Clínica de la Práctica de la Enseñanza: diálogos pedagógicos en torno a las Aulas Híbridas”, un espacio de encuentro en el que nos propusimos acompañar las prácticas implementadas bajo la modalidad de aulas híbridas y  reflexionar junto con colegas acerca de la enseñanza en esta modalidad. Para llevar adelante la propuesta solicitamos en el formulario de inscripción que mencionaran de manera breve ventajas y/o dificultades pedagógicas de la modalidad aula híbrida a partir de su experiencia.

Las temáticas que surgieron en la mayoría de las y los docentes giran en torno al vínculo docente – estudiantes, cambios pedagógicos que demanda la nueva modalidad, estrategias didácticas y recursos metodológicos, y  formatos pedagógicos de seguimiento y evaluación. El insumo recuperado nos posibilitó planificar la jornada y comenzar a diseñar nuevas estrategias de acompañamiento. 

Asimismo, a partir del intercambio realizado en la jornada, podemos destacar como principales ventajas la posibilidad de incluir a estudiantes que no pueden participar de manera presencial por diversos motivos y la participación simultanea de presenciales y remotos. Entre las desventajas mencionan la tendencia a olvidar la presencia de estudiantes remotos y la dificultad para generar instancias de discusión y debate en grupo.

En suma, los y las docentes consideraron que las prácticas de enseñanza en modalidad hibrida resultan un experiencia valiosa y desafiante. De igual modo, creemos que el espacio de dialogo y reflexión generado a partir de la implementación del dispositivo posibilito a los y las participantes enriquecerse con las experiencias compartidas.